martes, 22 de julio de 2008

Cobos y vos...

El lema de campaña era “Cristina, Cobos y vos”. Hoy ¿quién con vos?
El kircherismo sufrió una derrota evitable. “Es necesario que uno muera por el pueblo” (cita evangélica como la de Pichetto a Cobos).

Largo día, estimulante noche y una madrugada a toda orquesta. Costó recuperar la calma pese a que soy flemático.
El final de la votación del Senado de la Nación se vino anunciando desde los actos contrastantes del “campo” y del gobierno. Demasiados de un lado y todos en celeste y blanco, pocos del otro pese a la bandera con la cara del Che y todo el aparato. ¿Ya no alcanzan los aparatos?
Se fortificó la sensación cuando el Vicepresidente se asiló en su despacho en el último tramo del debate ante la desesperada convocatoria de su comprovinciano que lo instaba a presidir y votar. Cobos cumplía entre tanto con la difícil tarea de comunicar a la PresidentA que desempataba en contra y resistir la última tentación: No estar, no votar. Y se hizo evidente cuando el discurso de Miguel Angel Pichetto convocando a los demonios de la desestabilización ante la traición de Cobos. Un discurso sin contenidos, redundante y amenazador, poco elegante para un Senado que asumía roles constitucionales un tanto inusuales. El voto del Vicepresidente aunque esperado fue un final anunciado.
Sigue.

2 comentarios:

Fortinera dijo...

¡Excelente! Es un genio el periodista para dar un pantallazo sobre la verdad de la situación del P. E. Pueda ser que los "pájaros bobos" se vayan pronto de todos los poderes y a todo nivel: nacional, provincial y municipal. Entonces Argentina saldrá adelante y situarse en el sitio más alto y que es el que le corresponde: estar entre los primeros países del mundo.

Anónimo dijo...

Año 2208:

Después de varias invasiones, el idioma oficial de Argentina (ya no somos un país, sino un territorio anexo), es una mezcla de portugés e inglés que se llama portulés. La primera invasión, a manos de Brasil, aconteció en el año 2030 y fue relativamente pacífica. Harto de sus propias peleas, el pueblo argentino los recibió con honores. La segunda, mucho más sangrienta, ocurrió cien años después. Con la excusa de evitar el desembarco chino (siempre desmentido), una asociación bélica entre americanos y chilenos, arrasa con lo que hoy es la ciudad de Buenos Aires (por ese entonces Sao Pablo II). ¿Qué pasó con la actual presidenta? Cristina no pasa a la historia sola. Tampoco (por razones que veremos más adelante) se la asocia a Néstor Kirchner. Encabeza un perído histórico que, en el futuro, es recordado como “la noche de las tres reinas”. Respectivamente, Cristina, Lilita y Wanda Nara, se suceden en el sillón presidencial y generan uno de los períodos más turbulentos que se recuerden. Lilita, a punto de superar a Péron y alcanzar su cuarto mandato consecutivo, sufre brutales delirios místicos y se interna en un convento, desatando una crisis institucional sin precedentes. Al cabo de tres meses de caos generalizado, Tinelli y Macri se disputan la presidencia de la nación. Gana el primero por voto télefónico. Su esposa, la ex vedette Wanda Nara (el matrimonio con Maxi López dura lo que un suspiro), lo acompaña en la fórmula presidencial y, ni bien arranca la gestión matrimonial, debe sentarse en el sillón de Rivadavia. Tinelli se entusiasma con un nuevo formato que hace furor en Japón y renuncia a los honores que, por teléfono, le confirió el pueblo. El envió se llama “La guillotina”, programa similar al “Muro Infernal” pero con resultados más sangrientos (o casi). ¿Y Cobos? Los rumores de una relación sentimental entre Cobos y Cristina comenzaron a correr en 2009. Al principio, nadie le dio demasiado crédito. Sólo cuando la revista CARAS los fotografío abrazados, contemplando el tercer desprendimiento anual del glaciar Perito Moreno (el calentamiento global avanzó rápido), admitieron el romance y formalizaron su relación. Así, gracias al amor, Cobos pasó a la historia grande como un traidor. Pero no a los Kirchner, a Néstor. ¿Y el conflicto del campo? Ni registros quedan.