lunes, 14 de julio de 2008

AMIGOS DE LA LIBERTAD

- Podría ser, que, con una mano tocarse lo que encierra la bragueta, y con la otra tocar madera, sirvieran para aventar la mala suerte, la yeta, la mufa o cualquier otro maleficio que surgiere en este valle de lágrimas argentino.
- Esto lo podría hacer cualquier patán, pero no un funcionario, menos si es el propio Presidente de la República.
- Para peor con la transmisión del acto y todo el periodismo atento.
- Para quién era la sonrisa? Nada menos que, para quien detenta hoy la primera magistratura.
- El escritorio, la mesa del presidente del Senado no habla pero sobre ella dentro de unas horas se CONTARAN LOS VOTOS DE LOS SENADORES POR UNA LEY FAMOSA O POR UNA NO LEY o POR UNA CONTROVERSIA NACIONAL.
- Entonces nos anoticiaremos, si esa madera es buena para aventar la yeta, para descargar la ignorancia y el infantilismo de quienes inexplicablemente son causa de vergüenza nacional o incluso por qué no decirlo, de deficiencia mental, enfermiza o adquirida como la que mostraron aquellos otros, aquel lejano 1º de mayo de 1974, cuando otro presidente debió expulsarlos publicamente como estúpidos e imberbes de la propia Plaza de Mayo.
- Parece mentira, 34 años no son nada.
- ¡Ojo con la bragueta! ¡Ojo con la madera! ¡Ojo con la paciencia de los mansos! ¡Ojo con el Pueblo harto y cansado!


gm

No hay comentarios: