jueves, 17 de abril de 2008

"La corrupción genera pobreza y marginalidad"


Nuestra Presidenta dijo en Tucumán que los hospitales y las viviendas no se hacen con discursos, se hacen con recursos, con dinero. Agregó que los que más tienen deben entender, de una vez por todas, que es necesario que tiendan la mano solidaria hacia el pueblo que reclama trabajo, salud, vivienda y educación.

Un discurso impecable, de no ser por el hecho de que a la gente no le queda claro qué se hace con los dineros públicos ; el meollo de la queja del campo es el hecho de que se los asfixia con retenciones y esa plata no vuelve en mejores caminos, agua potable, hospitales y escuelas.

Se les aplica retenciones, sus salitas de salud no funcionan y deben hacer rifas para arreglar o pintar la escuela a donde van sus hijos, y los hijos de sus vecinos.

Contemporáneamente al discurso de la Presidenta, se radicaba en la Justicia Federal una denuncia contra un hombre fuerte de los K: Enrique Albistur. Parece ser que como Secretario de Medios, y a través de la agencia oficial de noticias y publicidad Télam, manejó el año pasado un total de $ 317 millones de pesos en pauta publicitaria.

Según la denuncia el Pepe Albistur, habría beneficiado a empresas vinculadas con él, sus hijos y sus más confiables subalternos con casi 10 millones de pesos.

Es que Pepe Albistur es alguien que demuestra a las claras lo que es el peronismo. Acompañó a Menen, Grosso, a Duhalde y ahora a los K.

La corrupción genera pobreza y marginalidad y los insolidarios no son los que tienen 150 hectáreas en Urdinarrain, son los que hace tiempo viven de lo ajeno y de robarle al país sus mejores sueños.

Esos sueños nada tiene que ver con Skanska, el sobre de Felisa Miceli, las valijas de Antonini Wilson, el profesor piquetero, Guillermo Moreno y el amigo Moyano.

Se puede engañar a algunos todo el tiempo y a todos algún tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo. (Lincon)

Gustavo Aramburu

Esta nota pertenece a sección "Crónicas Digitales" del Diario La Gaceta (www.lagaceta.com)

No hay comentarios: