martes, 5 de agosto de 2008

Un modelo de vanidades, venganzas y corrupción. Por Susana Sechi

Una Argentina sumergida, por un modelo de vanidades, venganzas y corrupción, presentó al mundo la reafirmación de ese estado calamitoso. En medio de una crisis, una señora cuya debilidad se encuentra sometida a los vaivenes, del pensamiento anárquico de un hombre, su marido. Ese matrimonio Kirchner que ha hecho de la República, una descalabrado engendro, convirtiéndola en una simple republiqueta en la que priva, la traición, la usura, el odio, y la esclavitud del pensamiento, Bajo acondicionamientos dirigidos desde el atril durante cinco años, sufrió el deterioro, producto de de las ambiciones desmedidas, de esa pareja tiránica, que no pudo interpretar los límites, que la sociedad le había marcado dentro del traumático conflicto con el campo.
Leer Nota Completa
Fuente: La Historia Paralela

No hay comentarios: